Depresión: Cuando la Luz de tus Ojos se Va

El paisaje no tiene color, mi comida favorita no tiene sabor. Nada importa. No me dan ganas de hacer frente a ciertas cosas, porque sé que no tengo energía. ¿Por qué luchar si nada tiene gracia? As veces me obligo a salir de la cama porque tengo que trabajar. Voy porque tengo que ir, pero cualquier lugar me causa fastidio. Mi familia no me comprende por completo, así que me aíslo y sé que soy visto por muchos como perezoso o débil de carácter.

Este testimonio es de alguien que sufre de depresión. Esta persona se encuentra en el mundo laboral y puede estar a su lado, sufriendo de manera silenciosa. Incluso puede ser usted.

¿Qué es la Depresión?

Es un trastorno que afecta el estado de ánimo, pensamientos, salud y el comportamiento, de diferentes maneras.

¿Pero que es en realidad esta sensación que deja tanta gente sin sueños? ¿De dónde proviene? Lo primero es que la depresión no es sólo un sentimiento de tristeza, es un trastorno que afecta el estado de ánimo, pensamientos, salud y el comportamiento, de diferentes maneras. Es una condición compleja que implica factores biológicos, psicológicos, existenciales, sociales, y puede tener una fuerte base hereditaria y biológica, incluyendo cambios neuroquímicos específicos. La enfermedad clínica también puede conducir a la depresión, tales como hipotiroidismo, deficiencia de vitamina B12. Otros casos son debido a las condiciones psicológicas graves tales como trastornos de personalidad o de duelo complicado.

La depresión puede tener diferentes orígenes e intensidades. Lo cierto es que hoy en día es una de las principales causas de los trastornos psicológicos y de discapacidad en el mundo. Esta afirmación puede confirmarse mediante datos publicados por la Organización Mundial de la Salud, en abril del presente año. Según la OMS, entre 1990 y 2013, el número de personas que sufren de depresión y ansiedad aumentó a casi el 50% (de 416 millones a 615 millones). Aproximadamente 10% de la población mundial está afectada, y los trastornos mentales son responsables del 30% de la carga mundial de enfermedades no mortales. La OMS también estima que en situaciones de emergencia, aproximadamente 1 de cada 5 personas sufren de depresión y ansiedad.

Para los médicos, la depresión se caracteriza por síntomas tales como un estado de ánimo triste, pérdida de placer e interés en la vida, trastornos del sueño, cambios en el apetito y el peso, agitación o lentitud, culpa y baja autoestima. Puede ser grave, moderado o leve. A veces, los trastornos depresivos toman tiempo en ser identificados, por eso se dice que se presentan de manera silenciosa.

La Depresión Existe Desde la Antigua Grecia

La vida moderna no es fácil y el número de personas con depresión sigue aumentando. Sin embargo, lo más curioso es que la depresión siempre ha existido. En la Grecia clásica, Hipócrates (una de las figuras más importantes en la historia de la medicina) describió la melancolía y se le atribuye una acumulación de “bilis negro” en el cuerpo. Mucho más tarde, esta teoría llamó la atención de Sigmund Freud que escribió un brillante ensayo sobre el tema, Duelo y Melancolía, publicado en 1917.

En la actualidad la depresión ha ganado cada vez más espacio en el debate público. Ahora la gran pregunta es: ¿Los factores psicológicos de la vida contemporánea estarían a favor de un “mundo depresivo”? Y ¿cómo afectan los aspectos sociales, como la violencia y la vulnerabilidad social, a este problema?

¿Cómo ayudar?

Es difícil que la gente entienda cómo tratar con amigos y familiares depresivos. Con buenas intenciones, sugieren actividades y distracciones, pensando que todo puede volver a la normalidad rápidamente, y se sienten frustrados cuando no lo hace. La mejor manera de ayudar es apoyar y escuchar, no siendo invasivo. Sugerir un tratamiento médico es muy importante, y también acompañarlo a su tratamiento si así lo desea. Estas son algunas buenas maneras de ayudar.

El tratamiento depende en primer lugar de un diagnóstico preciso. Desde el punto de vista médico, los medicamentos antidepresivos son seguros y eficaces, y deben usarse sólo con prescripción. El otro enfoque, la psicoterapia, es fundamental sobre todo en los casos con una preponderancia de los factores psicológicos. Se sabe que la combinación de fármacos y la psicoterapia siempre son más eficaces que cualquiera de los métodos por si solos.

El miedo al “qué dirán”

Hemos hablado de la depresión, sus posibles causas y síntomas, y vimos que la persona que sufre de este trastorno puede aislarse por falta de interés, vergüenza y otras razones. La ausencia de amigos en fiestas y reuniones es más frecuente por miedo a mostrar su situación a las personas, y en su cabeza siempre está la pregunta: “¿Qué pensarán de mí?”.

La cuestión planteada se genera porque hay una gran cantidad de información errónea acerca de los trastornos depresivos, con prejuicios como “la depresión proviene de la pereza.” Estos conceptos son mal interpretados muchas veces y es por eso que muchas personas sólo entienden verdaderamente el trastorno cuando lo experimentan, o lo viven a través de un ser querido.

La depresión afecta las capacidades cognitivas (la atención, el razonamiento, la memoria), su energía, estado de ánimo e interés. Todo esto se combina con noches de insomnio y otros síntomas secundarios ocasionales, tales como el uso de alcohol o sedantes, los cuales dificultan la vida cotidiana.

La depresión no es una epidemia que puede ser “erradicada”

Lo que determina lo que vemos son nuestras opciones. Elija el brillo de la vida.

Estamos hablando de algo subjetivo. No olvides que la depresión es una enfermedad al igual que el SIDA o la diabetes. Cuando pensamos en la solución a este trastorno, muchos aspectos están involucrados. Lo que podemos decir es que hoy en día, con el desarrollo de las neurociencias, adquirimos algunas armas en esta batalla para el alivio sintomático con nuevos medicamentos.

Nosotros, las organizaciones, podemos ayudar con información, y dirigiendo a nuestros colegas a un especialista.

La depresión puede recibir atención médica en la mayoría de los casos, pero no es sólo una condición médica. Se refiere a la vida emocional de las personas, por lo tanto merece una atención amplia con médicos, medicamentos, psicoterapia, el interés de amigos y familia – todo esto es de gran ayuda. ¡Mucha gente ha ganado esta lucha! Ahora, de vuelta al inicio de esta reflexión, si el trastorno es abstracto, ¿cómo vivir con él? La respuesta es: “¿cómo vivir con la VIDA, si esta es demasiada abstracta?”.

En nuestros ojos hay luz y oscuridad. Lo que determina lo que vemos son nuestras opciones. Elija el brillo de la vida.

Colaboración:

El doctor Rodrigo Leite Lage – psiquiatra en el Instituto de Psiquiatría de la USP y miembro afiliado al Instituto de Psicoanálisis, Sociedad Psicoanalítica brasileña de Sao Paulo.

El Dr. Venceslau Antonio Coelho, especialista en Geriatría y Medicina Interna, y el consultor médico de Willis Towers Watson Brasil.

Categories: Beneficios a empleados, Bienestar, Español, Salud | Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *