¿Qué sabemos sobre seguros de aviación?

Airplane Taking Off at Dusk

A raíz de las tragedias aéreas vividas el 2016, tales como el accidente del avión Chapecoense en Colombia que dejó a 71 muertos y la caída del Egyptair en mayo que se estrelló en el mediterráneo cuando realizaba la ruta entre París y El Cairo, resulta interesante conocer más sobre los seguros de aviación, saber qué son con exactitud, qué cubren, cómo operan y si tienen exclusiones.

En un mundo donde cada vez son más los vuelos que transitan por los cielos, entre aviones, helicópteros, jets, avionetas y otros artefactos voladores, nos hace pensar que las personas cada vez quieren volar más y más.

Según la Asociación de transporte Aéreo Internacional (IATA) para el 2034 el número de pasajeros llegará a 7.3 mil millones, lo que representa un crecimiento promedio anual de 4,1% en la demanda de conectividad aérea, duplicandolos alrededor de  3,3 mil millones de personas que volaron durante el 2015. Por lo mismo, el desafío es satisfacer esta demanda exitosamente mientras se gestiona el riesgo asociado.

Pero ¿qué contempla el seguro de aviación?

Básicamente, los seguros de aviación cubren los gastos económicos que puedan surgir como consecuencia de un accidente aéreo. Es importante recalcar la palabra “accidente”, ya que el seguro no cubrirá:

  • el uso y desgaste normal de la aeronave
  • deterioro
  • averías
  • defectos
  • fallas, entre otras cosas.

La definición de la palabra accidente en seguros se entiende por: todo suceso imprevisto, involuntario, repentino y fortuito, causado por medios externos, que produce un daño físico o material, sobre un bien o una persona.

Según Oscar Becerra, Broker de Willis Towers Watson en Londres y experto en la materia (los últimos 4 años de su carrera ha trabajado con este tipo de seguro), dice que esta rama podría clasificarse en tres categorías:

  • Aerolíneas: casco, daños materiales del avión, Responsabilidad Civil, lesiones a pasajeros, cobertura de carga, accidentes personales de la tripulación, entre otros (siempre en base a accidentes).
  • Aeropuertos y productos relacionados: aeropuertos, maquinarias, reabastecimiento de combustible, entre otros.
  • Control del tráfico aéreo: cobertura a la torre de control y sus accidentes.

Sin embargo, hoy en día la principal prestación de este seguro es la protección financiera del pasajero y sus herederos en caso de invalidez o fallecimiento.

En Chile, la Junta de Aeronáutica Civil (JAC) establece y controla los requisitos de seguros de los servicios de transporte aéreo, sean de cabotaje o internacionales, y de toda otra clase de servicios de aeronavegación comercial.

La Resolución N° 604 de 2011, estableció que las aeronaves comerciales que prestan servicios de transporte aéreo y de trabajos aéreos en el país, deben contar con seguros por daños a los pasajeros, tripulantes, ocupantes y por daños a los terceros en la superficie, fijando como montos mínimos los siguientes:

  • Por daños a pasajeros, tripulantes y demás ocupantes que por cualquier causa se encuentren a bordo de la aeronave: dos mil (2.000) Unidades de Fomento, o su equivalente en moneda extranjera, por persona.
  • Por daños a terceros en la superficie: dos y media (2,5) Unidades de Fomento, o su equivalente en moneda extranjera, por cada kilógramo de acuerdo al peso máximo de despegue de la aeronave.

Coberturas adicionales

Existen algunas coberturas adicionales que se pueden incluir en los seguros de aviación, como los son los riesgos de guerra, las huelgas, el terrorismo, entre otros, ya que no están cubiertos en las pólizas estándares a menos que se contrate aparte.

¿Por qué se caen los aviones?

Si bien los aviones lideran el ranking  de los medios de transportes más seguros del mundo (viajar en moto es hasta 500 veces más peligroso que viajar en avión según las estadísticas de accidentes mortales registrados por la Unión Europea desde el 2008), la principal causa de los accidentes aéreos son casi siempre errores humanos y mecánicos con un 72% del total de los casos. Según las estadísticas registradas en la historia de la aviación civil, son cinco las causas más comunes de accidentes aéreos:

La principal causa de los accidentes aéreos son casi siempre errores humanos y mecánicos con un 72% del total de los casos.
  1. Falla del piloto (50% de los casos)
  2. Falla mecánica (22% de los casos)
  3. Inclemencias del clima (12% de los casos)
  4. Terrorismo o casos de bombas (9% de los casos)
  5. Otros errores humanos (7% de los casos)

Por ejemplo, el avión del Chapecoense tenía poco combustible y exceso de carga, lo que impidió que la nave llegara a su destino. Muchas veces el error se encuentra en la misma torre de control, pues uno de los principales problemas del control aéreo está relacionado con la gran cantidad de tráfico existente.

En algunas ocasiones se han tenido que llevar a cabo retrasos en los aterrizajes debido a errores de cálculo, o a exceso de peticiones por parte de los aviones, así como las condiciones meteorológicas que también afectan al despegue o aterrizaje.

La principal razón por la falla de motores son los pájaros.

Existen seguros de aviación para todas estas causas de accidentes. Willis Towers Watson Aerospace ha logrado y mantenido una posición clave en el mercado durante la última década a través de un compromiso inquebrantable con los clientes, invirtiendo fuertemente en nuevas habilidades y recursos para asegurar que cumplamos y superamos sus expectativas.

Willis Towers Watson es el principal corredor aeroespacial  global, ofreciendo una gama única de servicios y recursos a sus clientes, que incluyen más de 340 líneas aéreas, 200 aeropuertos y servicios relacionados, 250 clientes de fabricación, entre otros varios.


Blogger invitada María Eugenia Ramírez es Jefe de Comunicaciones para Willis Towers Watson Chile.

Categories: Aeroespacial, Español, Siniestros, Transporte | Tags: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *