Objetivos y metas SMART

Cada año me tengo que poner a pensar y plasmar en blanco y negro cuáles serán esos objetivos que tengo que ponerme y bajar a mis equipos.

Siempre hablamos de que sean SMART una palabra muy usada que se refiere a que sean Simples, Medibles, Alcanzable, Relevante y Tiempo.  Es cierto, es importante para saber que se hizo en el año y qué quieres lograr durante el siguiente año.

Pero, ¿tenemos esa costumbre de ponernos metas SMART o metas de cualquier tipo? Nos sentamos a fin de año y tal vez pensamos en algunas cosas de muy corto plazo, casi no planeamos ni nos enfocamos en lograr las metas o ¿sí lo hacemos?

Es muy importante tener metas y para eso hemos tenido que sentarnos a pensar en ellas para lograr el resultado esperado del año y mejorar, crecer y desarrollarnos profesionalmente.

Aprovecho para contarles una historia personal, que creo que vale la pena compartir porque hay algunos tips claves que pueden ayudar a lograr los objetivos planteados, objetivos que hoy miran sin entenderlos mucho y a tan largo plazo no los ven posibles.

Nadie dijo que sería fácil

Desde hace 3 años, empecé a nadar ya que es un deporte que me gusta mucho, me relaja y me conecta con el agua, un lugar donde me siento bien.

Empecé haciéndolo sola, me iba a una hora determinada y nadaba muchos largos de piscina, hablemos de 1,500 hasta 3,000 metros cuando tenía un poco más de tiempo y podía hacerlo sin que el tiempo fuera un factor que me estresara.

Luego llegué a la conclusión de que quería algo más, no sabía qué pero que tenía que mejorar para mí.

Una amiga me recomendó entrenar en el Club Germania, donde no solo me gusta el entrenamiento sino el grupo de personas que me encuentro allí. Adicionalmente, aprendí a nadar distintos tipos de estilos, y ahora soy capaz de nadar 25mts seguidos mariposa, lo que me pone feliz pues antes no podía ni con dos brazadas.

Lo hago a las 6:00 am, me cuesta mucho trabajo levantarme temprano pero cuando ya estoy allí pienso que es lo mejor que hecho en el día.

Entreno aproximadamente 2 horas diarias de lunes a viernes y si por alguna razón no puedo en la mañana lo hago en la noche.  Nunca pensé alcanzar esto, ahora nado aproximadamente 2,500 a 3,000 metros diarios.

Todo ha sido cuestión de enfocarme, de medir lo que hago, de mejorar todos los días, de dar mi máximo esfuerzo para hacerlo bien, es un reto y que te llena de satisfacción cuando logras alcanzar la meta.

Un reto y que te llena de satisfacción cuando logras alcanzar la meta.

Este equipo de personas es muy competitivo, todos nos apoyamos, somos uno y representamos un Club,  nos preocupamos unos por otros y nos ayudamos cuando podemos.

Después de unos meses vinieron otros retos: “tienes que nadar en aguas abiertas”  me dijeron, (para los que no saben “es nadar en el mar”).

Yo nunca lo había hecho, y en mi mente jamas lo iba a hacer, (bloqueos personales que tiene la gente, no soy capaz de hacer tal o cual cosa) porque le tenía miedo al mar, más que nada a los animales, delfines, lobos, ¡medusas!  No, eso no era conmigo.  Pero nunca había probado hacerlo. No conocía, no sabía.

El 25 de Febrero se dió el reto el cual acepté, claramente con toda la seguridad del caso, puesto que había personas especializadas para asistir en caso de que fuera necesario.  Y así fue.

¡Lo logre! Con unas olas enormes nadé desde la playa Mar Azul hasta la Isla de Asía y regresé con un total de 3,800 metros, un poco más tal vez si te desvías por las corrientes, en 1 hora 40 minutos.

Con un mar bravo y 250 personas más que hacían lo mismo que yo, entraban al mar y nadaban.  Cada uno probablemente para lograr un objetivo específico o ninguno, no lo sé.  Pero yo sí logré mucho para mí.

  • Recibí mi medalla por finalizar el recorrido, quedé en 4to lugar en mi categoría (este no era un objetivo para mí, solo decidir si me gustaba o no).
  • Perder el miedo, saber que cuando uno se propone algo lo puede lograr, los miedos te bloquean no te dejan avanzar.

Este era un reto difícil, tuve que entrenar mucho, tuve que enfocarme en eso, en lo que tenía que alcanzar, lo medía permanentemente para estar segura que no me quedaría a la mitad, era muy relevante para mí saber que me enfrentaría a algo tan grande y que era capaz de lograrlo.

Con esto quiero dejarles un mensaje:  Los objetivos son simples, medibles, alcanzables, relevantes y tienen un plazo.

Cuando tú como persona te enfocas en lograrlo, permanentemente vas midiendo tus avances, no al final, porque ya no podrás ajustarlos. Los retos son alcanzables cuando te comprometes contigo y es relevante para ti.

Lo comparto para que se sientan motivados a lograr cosas grandes, relevantes para cada uno de ustedes y su organización.

 


Blogger invitada Caroline Fry es COO de Willis Towers Watson Perú, responsable de Operaciones, Gestión de Proyectos y Tecnología, e implementación de proyectos regionales.

Categories: Español, Liderazgo y talento, Metas | Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *