Del error a construir oportunidad

A partir de la conferencia sanitaria internacional de Nueva York en 1946, la OMS dijo:

La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.

La OMS también define la Salud ocupacional como una actividad multidisciplinaria que promueve y protege la salud de los trabajadores. Esta disciplina busca controlar los accidentes y las enfermedades, ocupándose de los temas psicológicos relacionados con el trabajo.

La Salud ocupacional como una actividad multidisciplinaria que promueve y protege la salud de los trabajadores.

Muchos detractores de esta definición han pregonado la imposibilidad de estar “saludable”. También, según estas definiciones, la presencia de un accidente o una enfermedad laboral podría corresponder al fracaso del modelo.

En los casos de accidentes de trabajo proceden investigaciones para llegar a la causa raíz. Sin embargo, en este punto se podría preguntar hasta donde se considera un error que dependería del área operativa del trabajo realizado o error del área responsable de la seguridad y Salud ocupacional o error del mismo trabajador.

De cualquier manera, el término error genera pánico en ambos frentes por considerarse sinónimo de culpabilidad y por lo tanto se evade esa responsabilidad. Así, para hablar de profesiones donde el error es determinante, mencionaremos dos con altísimo riesgo: médicos y pilotos de avión.

El informe del Instituto de Medicina de los EUA hizo noticia mundial en el año 2000 al reportar:

Errores médicos ocasionan entre 44.000 y 98.000 muertes al año en ese país.

En 2016 en un número de la revista ‘British Medical Journal’ (BMJ, 353, 2016) apareció un artículo con título, ‘Error médico, tercera causa de muerte en los Estados Unidos’. Los autores, Martin A. Makary y Michael Daniel, (Makary cirujano, experto en seguridad de pacientes, profesor de Salud Pública en la Universidad Johns Hopkins), quienes basados en estudios reportados entre 1999 y el 2013, calcularon que el promedio anual de defunciones por errores médicos en EUA fue de 251.454 (datos provenientes de la revisión de historias clínicas de centros hospitalarios, no ambulatorios, sin tener en cuenta certificados de defunción).

Los errores médicos son la tercera causa de muerte en los Estados Unidos – BMJ, 353, 2016

Es difícil aceptar que un médico pueda ser causante de la muerte de su paciente, así sea por error involuntario, pero sucede. Por supuesto penalmente entra la impericia, la negligencia o la imprudencia y naturalmente esto acarrea sanción.

Por su parte en aviación, con números mucho más bajos, se asume que los errores son inevitables y establecen modelos de control instrumental y/o de personal, algunos por duplicado o triplicado, manejando métodos de investigación de alta minuciosidad y control por entes gubernamentales y supranacionales. Todo procurando que la investigación del accidente sea estrictamente técnica y no de asignación de culpas.

En salud ocupacional la prevención de eventos críticos no ha sido un punto central de actividad. Las situaciones con complicaciones médicas (así sean previsibles) se consideran parte de la evolución de la enfermedad o del azar, cuando se podría establecer causalidad.

Sin embargo y de manera alentadora, nuevos vientos  de algunas valientes  organizaciones con modelos maduros en todas las fases de prevención y responsabilidad empresarial, superan los cumplimientos legales y robustecen sus estructuras de atención con:

  • planes
  • redes
  • prestadores
  • intermediarios de servicios y sistemas de vigilancia, con inducción de consultas y controles por riesgo,

terminando por establecer también métodos de investigación cuando se presenta la materialización de un evento yendo hasta la causa raíz, aprendiendo de sus propios errores, corrigiendo y comprometiendo a todos los actores de este escenario médico-laboral (empresa, aseguradores, intermediarios, profesionales ocupacionales y trabajadores).

Hacia este norte debemos ir con modelos estratégicos apalancados en la analítica, seguimiento, verificación y mejora continua.


Blogger invitado Gilbert Carreño Triana Médico, Dpl ESV CDC, Esp Med Deporte UB, Esp SO. UMD., MSc Seguridad y salud en el trabajo, LMU. Embajador de Empresas Saludables (Cultura del cuidado, Fundación colombiana del corazón) y Gerente nacional de Salud y Riesgos Willis Towers Watson Colombia.

Categories: Beneficios, Bienestar, Español | Tags: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *