El síndrome burnout: Un problema galopante

stressed banker

El Síndrome Burnout (quemado, fundido) es un tipo de estrés laboral, un estado de agotamiento físico, emocional o mental,  paulatino, que se presenta como respuesta extrema al estrés crónico originado en el contexto laboral, que tendría repercusiones de índole individual (autoestima, interés en sus tareas, sentido de responsabilidad y hasta depresión) , pero también afectaría a aspectos organizacionales y sociales.

Las causas relacionadas han sido:

  • la falta de control en el trabajo
  • expectativas laborales poco claras
  • dinámica de trabajo disfuncional (menosprecio, preferencias)
  • diferencias en los valores con el negocio
  • mal ajuste de empleo con la vida personal
  • extremos de la actividad (monotonía o trabajo caótico)
  • falta de apoyo social (aislamiento)
  • y desequilibrio entre la vida laboral, familiar y social

Este síndrome fue descrito por primera vez en 1969 al comprobar un extraño comportamiento que presentaban algunos oficiales de policía que mostraban un cuadro de síntomas concreto.

En 1974 Freudenberger hizo más popular al síndrome, y posteriormente, en 1986, las psicólogas C. Maslach y S. Jackson lo definieron como “un síndrome de cansancio emocional, despersonalización, y una menor realización personal que se da en aquellos individuos que trabajan en contacto con clientes y usuarios”.

“Un síndrome de cansancio emocional, despersonalización, que se da en aquellos individuos que trabajan en contacto con clientes y usuarios”.

Desde los años ochenta, los investigadores no han dejado de interesarse por este fenómeno, pero no es hasta finales de los noventa, cuando existe cierto consenso sobre sus causas y consecuencias.

Los  resultados para la salud pueden ser serios, incluyendo: fatiga, insomnio, desbordamiento negativo en las relaciones personales o vida en el hogar, depresión, ansiedad, dolores musculares o migrañas.

Esto a su vez puede dar lugar a vulnerabilidad a otras enfermedades, consumo de alcohol o abuso de sustancias, obesidad o pérdida de peso, deterioro cardiovascular, desórdenes gastrointestinales, alergias, diabetes (sobre todo en las mujeres) incluso infarto cerebral.

Tipos de intervenciones

Existen diversas interpretaciones sobre el tipo de intervención más apropiado para corregirlo:

De tipo individual (acentuando la acción psicológica) o bien de tipo social u organizacional, incidiendo en las condiciones de trabajo (Gil-Monte, 2009).

Posiblemente, estas discrepancias tengan su origen en la influencia cultural. De hecho existen ciertas diferencias cualitativas en el perfil americano y europeo (los cuales muestran niveles más bajos de agotamiento y cinismo).

Independientemente del continente, hay ciertos aspectos que se deben conocer para poder actuar a tiempo y poder prevenirlo o corregirlo. En este artículo encontrará algunas claves sobre este fenómeno que pueden ayudar a enfrentar el problema y tomar medidas antes que afecte la salud.

Se puede ser más propenso a experimentar este síndrome si cumple varias de las siguientes características (en forma de señales o síntomas):

  • Se identifica tan fuertemente con el trabajo que le falta un equilibrio razonable entre su vida laboral y su vida personal.
  • Intenta ser todo para todos, asumir tareas y funciones que no corresponden a su cargo.
  • Trabaja en empleos relacionados con actividades laborales que vinculan al trabajador y sus servicios directamente con clientes.
  • Siente que tiene poco o ningún control sobre su trabajo.
  • Su trabajo es especialmente monótono y no tiene sobresaltos.

Las siguientes preguntas guían para saber si se está en peligro de padecer el síndrome Burnout:

  • ¿Se ha vuelto cínico o crítico en el trabajo?
  • ¿Le cuesta ir a trabajar y suele tener problemas para empezar una vez ha llegado?
  • ¿Se ha vuelto irritable o impaciente con los compañeros de trabajo o clientes?
  • ¿Le falta la energía para ser consistentemente productivo?
  • ¿Le falta la satisfacción en sus logros?
  • ¿Se siente desilusionado con su trabajo?
  • ¿Está consumiendo excesiva comida, drogas o el alcohol para sentirse mejor?
  • ¿Sus hábitos de sueño o apetito han cambiado por culpa de su empleo?
  • ¿Está preocupado por los dolores de cabeza inexplicables, dolores de espalda u otros problemas físicos?

En caso de tener varias respuestas positivas, se debería consultar con un médico o psicólogo, sin embargo, algunos de estos síntomas también pueden indicar ciertas condiciones de salud no necesariamente laborales, como un trastorno de la tiroides o depresión.

Si está preocupado por el Burnout en el trabajo, se deben tomar medidas. Para comenzar:

  1. Administrar los factores estresantes que contribuyen al agotamiento del trabajo. Una vez identificado lo que está generando un posible Burnout, se puede hacer un plan para resolver los problemas.
  2. Evaluar opciones. Discutir las preocupaciones específicas con superiores: Tal vez puedan trabajar juntos para cambiar las expectativas, fijar compromisos o soluciones.
  3. Ajustar actitud. Si hay cambios de cinismo en el trabajo, se debe tener en cuenta las formas de mejorar las perspectivas. Redescubrir los aspectos agradables de su puesto, Establecer relaciones positivas con los compañeros para lograr mejores resultados, Tomar descansos cortos durante el día. Pasar tiempo fuera de la oficina y haga las cosas que le gustan.
  4. Buscar apoyo. El apoyo y la colaboración pueden ayudar a lidiar con el estrés laboral y la sensación de agotamiento. Si se tiene acceso a un programa de asistencia al empleado, aprovechar los servicios disponibles.
  5. Evaluar intereses, habilidades y pasiones. Una evaluación honesta puede ayudar a decidir si debe considerar un trabajo alternativo, como por ejemplo uno que es menos exigente o que mejor se ajusta a sus intereses o valores fundamentales.
  6. Hacer de ejercicio. La actividad física regular como caminar o andar en bicicleta, puede ayudarle a lidiar mejor con el estrés. También puede ayudar a desconectar fuera del trabajo y dedicarse a otra cosa.

Blogger invitado, Carlos Enrique Angel Valencia. Médico Laboral en Willis Towers Watson Colombia.

Categories: Bienestar, Español, Salud | Tags: ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *