Brasil en Alerta Máxima

Brasil – la tierra de carnaval, la samba y el joga bonito – no es un país generalmente asociado con la actividad terrorista. Pero mientras el país es el anfitrión del evento deportivo más grande en el mundo, por desgracia no hay forma de alejarse de la amenaza inmediata y continua.

Ya que la mirada está puesta en Brasil y los Juegos Olímpicos, el gobierno y las empresas han tenido que contemplar la amenaza de los terroristas focalizada en el país.

Aparte de que las autoridades brasileñas necesiten montar una gran operación de seguridad para proteger a los que participan y asisten a los Juegos, el evento también ha planteado preguntas inevitables sobre el grado de preparación que las instituciones y empresas del país tienen para afrontar las implicaciones más amplias de un ataque, ya sea durante o después de los Juegos Olímpicos.

Para un país que está familiarizado con brotes de violencia civil, la visibilidad y discusión sobre amenazas terroristas hasta ahora ha sido relativamente baja. La cobertura de los medios, por ejemplo, ha tendido a centrarse mucho más en el virus del Zika, huelgas y problemas estructurales que afectan a muchos deportes en Brasil.

Amenazas específicas

Sin embargo, hace unos meses ABIN (Agencia Brasileña de Inteligencia) confirmó la autenticidad de un perfil en una red social y un mensaje publicado en noviembre del año pasado, poco después de los ataques del Teatro Bataclan y otros lugares en París, que decían: “Brasil, usted es nuestro próximo objetivo “. También han habido cada vez más pruebas de que Isis / Daesh atraen seguidores de Brasil.

Las empresas no tienen por qué ser un objetivo principal, o incluso en una zona de alto riesgo para verse afectados por un ataque terrorista.

Durante los Juegos Olímpicos, la ciudad anfitriona, Río de Janeiro, inevitablemente, sería considerada como el lugar más probable de un ataque. Las instalaciones de transporte, estadios, centros comerciales, hoteles, hospitales, tanques de almacenamiento de materiales inflamables, puentes, túneles, atracciones turísticas, plantas de tratamiento y suministro de agua, y las oficinas de marcas icónicas todos estarán en alerta máxima.

Pero los ataques terroristas a menudo pueden tener un amplio impacto económico, lo que significa que las empresas no tienen por qué ser un objetivo principal, o incluso en una zona de alto riesgo para ser afectadas de manera que pueden no ser inmediatamente obvias. Un riesgo particular en un mundo cada vez más interconectado es el riesgo contingente de terceros – donde un proveedor clave o socio de negocios puede ser incapaz de funcionar durante un período prolongado de tiempo.

De hecho, el impacto económico global del terrorismo ha aumentado de forma constante durante un número de años. El Instituto para la Economía y la Paz estima que el coste directo del terrorismo a la economía global en 2014 en USD52.9 millones de dólares, un aumento de diez veces desde 2000.

En la actualidad, muchas instituciones y empresas brasileñas podrían estar expuestas a la pérdida financiera porque el seguro contra el costo de la pérdida de beneficios, gastos de salvamento, rescate y daños a la propiedad resultantes de un ataque terrorista aún no se ha generalizado. Las exposiciones pueden ocurrir antes, durante y después del evento.

En un momento de celebración para Brasil, es triste estar hablando de la posibilidad del terrorismo, pero tiene que ser tomado en serio debido a las fuertes concentraciones de personas que los eventos atraerán y la publicidad de masas que un ataque generaría. Incluso después de los Juegos Olímpicos, la creciente amenaza de las pérdidas relacionadas con el terrorismo permanecerían. Las organizaciones pueden y deben protegerse a sí mismos con las coberturas de terrorismo que están disponibles en el mercado.
El terrorismo en Brasil hasta el momento parece lejano e inimaginable, pero no podemos esperar a que algo ocurra para estar seguros.

 


 

Alvaro Igrejas Director de P&C Director en Willis Towers Watson Brazil.

Categories: Español, Terrorismo | Tags: , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *