El cambio regulatorio requiere un pensamiento creativo para industrias de recursos naturales

Es muy poco probable que esto acapare los titulares, pero un debate reservado se está llevando a cabo dentro del Gobierno de Estados Unidos sobre los cambios a una ley conocida como Surface Mining Control and Reclamation Act of 1977 – SMCRA (Ley de Control de Servicios Mineros de 1977) – en particular, la “Stream Protection Rule” (esta norma definirá daños materiales en el equilibrio hidrológico fuera del área permitida) – que podría causar un cambio fundamental en la economía de la minería en los EE.UU.

 

El gobierno de Obama ha estado tratando de ultimar una versión actualizada de las normas para la regulación de SMCRA que tendría enormes implicaciones para los mineros.

Al colocar restricciones estrictas sobre las minas que se encuentren bajo arroyos u otros flujos de agua, y al extender la responsabilidad de los mineros de las minas recuperadas fundamentalmente, la nueva versión de las normas podría reducir las reservas recuperables de algunos materiales extraídos en un 30 o 35%, con un costo de miles de millones de dólares al sector y que puede causar la pérdida de cientos de miles de puestos de trabajo.

Los cambios están siendo impulsados por una administración que es muy pro-medio ambiente y anti-minería.

Esto no es lo único. Hay una tendencia mundial entre las naciones desarrolladas y en desarrollo por igual, hacia una regulación ambiental diseñada para colocar una mayor carga de responsabilidades en empresas de recursos naturales que a lo que previamente habían acostumbrado.

Muchas de las prácticas que eran aceptables en el pasado han llegado a ser inaceptables. Entonces vemos que se les pide a los mineros estadounidenses dejar a un lado todos los costos de reclamación al inicio de los proyectos, y aceptar la responsabilidad por las minas, décadas y siglos después de que se hayan acabado.  En el Reino Unido hemos visto a empresas de servicios públicos con multas de 10 veces el costo de limpieza por relativamente pequeños contratiempos ambientales.

Junto con una serie de desastres ambientales – en los EE.UU., Brasil y Hungría entre otros – el entorno regulatorio actual ha dado lugar a una disminución del apetito entre las aseguradoras, mientras que las cuestiones tales como la recuperación no son asegurables, y en lugar necesitando compensar a través de bonos de garantía u otros instrumentos financieros.

Existe una creciente presión para las empresas de recursos naturales, las aseguradoras y las instituciones financieras para que estas desarrollen algunas ideas creativas sobre cómo satisfacer las demandas de los reguladores y seguir siendo rentables. Por eso, en nuestro reciente Índice de Riesgo de Recursos Naturales, el cambio normativo se encontraba en el Top of Mind de los altos ejecutivos en todos los ámbitos de la industria de los recursos naturales.

Es especialmente importante que los ejecutivos conserven este enfoque, porque la tendencia actual hacia una mayor regulación no muestra signos de disminuir. La próxima administración de EE.UU. puede tener una visión más indulgente de la SMCRA, pero eso no nos da ninguna certeza. Las regulaciones europeas, americanas y australianas sólo son más probables a conviertirs en territorios más estrictos y otros harán lo mismo.

About Nick Dussuyer

Nick Dussuyer is Head of Clients & Industries, Western Europe, and Head of Market Insights & Knowledge Man…
Categories: Energía, Español, Medio Ambiente, Minería | Tags:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *